Noticias. Escasez de sangre podría ocasionar crisis en hospitales.

La falta de donantes está provocando que los depósitos de sangre del Complejo Hospitalario Metropolitano de la Caja de Seguro Social (CSS) Arnulfo Arias Madrid y del Hospital Santo Tomás queden en “banca rota”.La situación es tan crítica que los profesionales de la salud temen que no se pueda responder a la demanda que se avecina para las próximas fiestas de fin de año y Carnavales.

Jorge Henry, subjefe del banco de sangre de la CSS, manifestó que la situación es alarmante porque la entidad solo cuenta con un 50% de la sangre en sus depósitos y para poder satisfacer la demanda -que suele darse para las fiestas de fin de año y los Carnavales- se necesita más del 70%.

Henry explicó que el uso de sangre para trasfusiones aumenta para estas festividades por los accidentes de tránsito que se registran para estas fechas. Aseguró que hasta el momento se está satisfaciendo la demanda diaria de sangre, pero si se llegara a registrar una emergencia mayor, no se podría solventar.

Actualmente, el banco de sangre de la CSS está respondiendo a la demanda diaria de las salas de hematología, cuarto de urgencias y salón de operaciones, secciones que consumen diariamente de 10 a 15 unidades de sangre.

Lo más preocupante para Henry es que en estos momentos el tipo de sangre más demandado, el O positivo, existe en el banco pero en pocas cantidades.

Las estadísticas del banco de sangre del complejo hospitalario indican que mensualmente se recibían donaciones por el orden de 1600 unidades, pero que tras la aparición de la bacteria Klebsiella pneumoniae carbapenemasa (KPC) y la huelga médica la misma descendió.

La escasez ha golpeado tanto al depósito de sangre que el departamento técnico y administrativo del banco de sangre de la CSS está realizando el programa “Extramuro”. El mismo consiste en salir de las cuatro paredes que alberga al banco de sangre para ir en busca de los donantes.

Colectas.
En este programa participan dos médicos y seis técnicos de laboratorio, quienes van a empresas privadas e instituciones públicas para recolectar sangre y así contrarrestar la crisis que enfrentan.En cada una de estas colectas se logra recaudar de 25 a 30 pintas de sangre. Entre las entidades públicas que han participado voluntariamente están: las unidades del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) y la Policía Nacional.

Mientras que la Caja de Seguro Social trata de darle vitalidad a su banco de sangre, el Hospital Santo Tomás enfrenta la misma problemática. Antes recibían 40 donaciones de sangre diarias y ahora solo reciben de 12 a 20 pintas de sangre.

Pero la realidad de este nosocomio se torna más cruda, debido a que en su cuarto de urgencia atienden a más de 70 mil pacientes al año.

En un fin de semana regular, en el cuarto de urgencia se utilizan entre 100 a 150 unidades de sangre para atender a personas que llegan baleadas o por accidentes de tránsito.

Heriberto Espino, jefe médico del banco de sangre del Hospital Santo Tomás, indicó que por esta baja en las donaciones se está trabajando con el 50% de lo necesario.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), debe existir de 40 a 50 donantes por cada mil habitantes, pero en Panamá existen de 10 a 15 donantes por cada mil habitantes, muy por debajo del rango establecido. Un  informe que realizó en el año 2009 la empresa Ambiente, Sistema y Tecnologías (AST) para la Organización Mundial de la Salud reveló que Panamá ocupa uno de los últimos lugares en materia de donación de sangre.

El informe detalló que solo el 5% de las donaciones es voluntaria; el 20% son donaciones comerciales y un 75% se recibe de donaciones por reposición; es decir, que provienen de un familiar a un paciente que ha sido hospitalizado.

Escrito por Marian Ruiz (Especial para Panamá América)

Leave a Reply