Noticias. Donar a Cambio de Amor.

Requisitos para la donación de sangre

Donar a Cambio de Amor.

“El principal requisito para donar es que la persona esté saludable y ganas de salvar la vida de alguien” 

La carencia de donantes y la limitación de unidades de sangre en sus inventarios es el común denominador en algunos bancos de sangre estatales en el país.

Hasta 2009, entre los 26 bancos de sangres estatales y privados del país se tenía registrado un total de 51 mil 539 donantes.

Los estándares internacionales indican que para que las donaciones en los países pobres sean autosuficientes, deben ser del orden de entre 3% y 5% de la población total de cada país.

Si en Panamá existe una población de 3.5 millones de habitantes, el país tendría que tener entre 105 mil a 175 mil donantes. La realidad es que la cantidad de donantes no llega ni a la mitad para ser autosuficientes.

Las razones de esta situación son diversas: desde la falta de una cultura de donación hasta la creencia de ciertos mitos, como el que la persona se engorda luego de donar o que p uede contraer enfermedades. Estos últimos son totalmente falsos, aseguran los expertos.

Además de que para algunos no es nada agradable el que los bancos de sangre estén ubicados dentro de los propios hospitales.

Uno de los hospitales del sector público que refleja esta realidad es la Caja de Seguro Social (CSS). Carlos Montero, coordinador médico del programa nacional de sangre de esta entidad, explica que este banco de sangre no tiene una escasez grave, pero sí tiene un descenso progresivo debido a la huelga médica que afectó esta entidad. Esto, sumado a que con los días feriados y fiestas de fin de año la población se olvida de donar.

Una situación similar ocurre en el Hospital del Niño. Arinda María Alemán Mackay, encargada de atención de donantes del banco de sangre de esta institución, dice que también tienen un bajo número de donantes. Calculan que tienen alrededor de 3 mil donantes por año.

Diariamente atienden a entre 15 y 20 donantes y en un día bueno reciben hasta 30 donantes. La diferencia de este hospital frente al resto de los nosocomios que atienden una población adulta es que ellos tratan niños; por lo tanto, es menos la cantidad de sangre que necesitan. Una unidad de sangre puede salvar a tres adultos, pero la misma cantidad aplicada a niños puede ayudar de entre cinco a siete infantes.

Muy cerca de este nosocomio se encuentra el Hospital Santo Tomás. Heriberto Espino, jefe médico del banco de sangre de este centro de atención de salud, estima que allí se deberían recibir 40 donantes por día para ser autosuficientes, pero solo reciben entre 16 a 20 personas. Hasta el 2009 tenían registrados 9 mil 668 donantes.

Este hospital, al igual que otros del sector público y también del privado, se suplen de donaciones de empresas, colegios, universidades y ministerios. Sin embargo, su gran dificultad es que no cuentan con un vehículo propio para poder trasladarse a buscar las donaciones.

El galeno explica que este hospital tiene una gran desventaja frente a otros similares porque la gran mayoría de los que se acercan al lugar son desocupados, por lo que se registra la venta de sangre.

Se calcula que la pinta de sangre (450 mililitros) es vendida a entre 20 a 40 dólares —una práctica que no es legal, pero que tampoco cuenta con una norma que la regule— y que tiene un periodo de vida que oscila entre los 35 y 45 días.

Para tratar de que la población sea más consciente de lo importante que es donar sangre, el diputado Víctor Juliao presentó un anteproyecto de ley al pleno de la Asamblea Nacional “que regula el servicio de medicina transfusional y bancos de sangre en la República de Panamá”.

El documento busca modificar las leyes actuales en cuanto a la donación de sangre para el fortalecimiento de los bancos de sangre y el mejor manejo de los desechos hospitalarios. Además, se establecen sanciones para quien venda sangre.

Explica que según la Organización Panamericana de la Salud la forma de captar sangre, en los países del área, se hace sin un programa científico y la que se da carece de seguimiento y de campañas en los medios.

“Es allí donde radica esa falta de cultura de donación” asegura el funcionario. El documento está pendiente de discusión en la comisión de salud de la Asamblea.

Sector privado

A diferencia del sector público, la situación de escasez en los bancos de sangre no es un problema en el sector privado; por lo menos así lo aseguran los hospitales Punta Pacífica y el Centro Médico Paitilla.

El hospital Punta Pacífica actualmente cuenta con la cantidad suficiente de unidades (de sangre) para suplir sus necesidades y cualquier eventualidad que se pueda presentar, asegura Yuri Rodríguez, supervisor del banco de sangre de este hospital. En 2010 recibieron 698 donantes y en lo que va de este año, 562 donantes.

Tampoco hay escasez en el Centro Médico Paitilla. Hugo

De La Penha, supervisor del banco de sangre de este centro médico asegura tener entre mil 200 a mil 400 personas. Cantidad suficiente para cubrir la demanda de sangre que se necesita en dicho hospital. Agrega que cuando se va a hacer alguna intervención se buscan donantes de familiares o también llamados de reposición.

En cambio, en la Clínica Hospital San Fernando aseguran que es variable la dificultad para obtener donantes de sangre, ya que estas pueden bajar durante las festividades. Deidy Ferguson, jefa médica del banco de sangre de este hospital, señala que actualmente tienen alrededor de mil 300 donantes por año.

Sobre el tema también se consultó al Hospital Nacional, pero al cierre de esta edición no había dado una respuesta al respecto.

Donación voluntaria

El principal requisito para donar es que la persona esté saludable y sienta el deseo de donar para salvarle la vida a otra persona (ver recuadro: Requisitos).

Los médicos recomiendan que la donación sea voluntaria, ya que la sangre que estos donantes suministran es más segura y disminuye los riesgos de enfermedades infectocontagiosas (ver recuadro: ¿Quienes no deben donar?)

Publicado el Martes 22 de Noviembre 2011.  Martes Financiero de La Prensa
Escrito por  Sherly Diaz

Leave a Reply